• Inicio
  • Fasen
  • Discapacidad Auditiva
  • Tipos de sordera

Tipos de sordera

La pérdida de la audición puede ocurrir cuando alguna de las partes del sistema auditivo no funciona de la manera normal. Las diferentes partes son:

Oído externo 

El oído externo se compone de:

  • Las orejas, llamadas también pabellón auditivo
  • El canal auditivo
  • El tímpano, a veces llamado membrana timpánica, que separa al oído externo del medio

Oído medio 

El oído medio se compone de:

  • El tímpano
  • Tres huesecillos que envían las ondas del tímpano al oído interno

Oído interno 

El oído interno se compone de:

  • El órgano de la audición en forma de caracol llamado cóclea
  • Los canales semicirculares que contribuyen al equilibrio
  • Los nervios que se conectan al cerebro

Nervio acústico

Este nervio envía la información del sonido del oído al cerebro. 

Sistema auditivo

El sistema auditivo es el que procesa la información del sonido que viaja del oído al cerebro, de modo que las vías nerviosas también forman parte de nuestra audición.

Existen cuatro tipos de pérdida auditiva:

  • Pérdida auditiva conductiva: se produce cuando existe un bloqueo para que el sonido pase del oído externo al medio. Este tipo de pérdida auditiva a menudo se puede tratar con medicamentos o cirugía.
  • Pérdida auditiva neurosensorial: Se produce cuando hay una alteración en el funcionamiento del oído interno o el nervio auditivo.
  • Pérdida auditiva mixta: se produce cuando la sordera es debida a pérdida auditiva conductiva y neurosensorial.
  • Trastorno del espectro neuropatía auditiva: Es la pérdida de la audición que ocurre cuando el sonido entra de manera normal al oído, pero debido a la presencia de daños en el oído interno o el nervio auditivo, el sonido no se procesa de manera que el cerebro lo pueda interpretar.

El grado de la pérdida auditiva puede ser de leve a profundo:

  • Pérdida auditiva leve: Una persona con pérdida auditiva leve puede escuchar algunos sonidos del habla, pero no oye claramente los susurros.
  • Pérdida auditiva moderada: Una persona con pérdida auditiva moderada puede que no escuche casi nada de lo que dice una persona al hablar a un volumen normal.
  • Pérdida auditiva grave: Una persona con pérdida auditiva grave no puede escuchar lo que dice una persona al hablar a un volumen normal y solo puede percibir algunos sonidos fuertes.
  • Pérdida auditiva profunda: Una persona con pérdida auditiva profunda no oye nada de lo que se habla y solo puede oír algunos sonidos muy fuertes.

La pérdida auditiva puede describirse como:

  • Unilateral o bilateral: Si la pérdida auditiva es en un oído (unilateral) o en ambos (bilateral).
  • Prelocutiva o postlocultiva: Esta depende de cuando se ha producido la pérdida auditiva. Si la sordera ocurrió antes de que la persona aprendiera a hablar (prelocutiva) o después de que lo hiciera (postlocutiva)
  • Simétrica o asimétrica: depende del grado de la pérdida en cada oído. Si la pérdida auditiva es del mismo grado en ambos oídos (simétrica) o distinta en cada oído (asimétrica).
  • Gradual o repentina: Se refiere a como se produce la sordera, si la pérdida de la audición empeora con el tiempo (gradual) u ocurre repentinamente.
  • Fluctuante o estable: La pérdida de la audición mejora o empeora con el tiempo (fluctuante) o se mantiene igual (estable).
  • Congénita o adquirida/de aparición tardía: Depende de en el momento en que se ha producido la sordera. Si la pérdida auditiva está presente al nacer (congénita) o sobreviene más adelante en la vida (adquirida o de aparición tardía).